Son Latino Almuñécar
Música con acento

El Club Atletismo Almuñécar en el IV Trail Nocturno La Jábega

Atletismo

Rincón de la Victoria volvió acoger el sábado 3 de agosto uno de los Trail de montaña “más bonitos del verano”, donde una vez más se tuvo participación almuñequera, Tomás participe por cuarto año consecutivos

Llega el mes de agosto y los trailrunners se empiezan a frotar las manos después de algunos meses inscritos, la Jábega es sinónimo de “disfrutar de un carrera impresionante echa para el corredor popular y élite a la vez, pues todos los corredores tendrán su protagonismo al cruzar la línea de meta cada cual a su nivel”.

La salida y meta como todos los años, desde la misma Playa, en las inmediaciones de la Oficina de Turismo en el Paseo Virgen del Carmen a las 21:30 horas, para recorrer 16 kilómetros con un desnivel positivo de 500 metros con un año más de éxito participativo y todos los dorsales agotados semanas antes, en esta ocasión 523 trailrunners fueron los llegados.

El recorrido simplemente magistral, eso sí, muchísima calor en forma explosiva con muchísima humedad y donde se combina playa, río, arroyo y montaña en una carrera de dificultad media, empezando unos km por la playa y el rebalaje, para acceder durante algunos km al río Granadillas en sentido ascendente, para acceder por sendero y carril para culminar en lo más alto, el Cerro Zalazar-La Capitana, para seguir ondeando por la Cresta hasta empezar el descenso que nos lleva al Arroyo Totalán y enganchar los últimos km por la Playa y rebalaje de la Cala del Moral, subida a los acantilados para acceder al túnel que nos hará llegar a la Playa del Rincón, últimos compases por el rebalaje para alcanzar la espectacular meta justo en el Rebalaje.

El almuñequero del Club Atletismo Almuñécar volvería a disfrutar ya en su cuarta edición de la Jábega, cuatro de cuatro y pensando en la quinta edición, para Tomás Bustos Alaminos carrera lenta, pero disfrutando del encanto de todo lo que aporta esta carrera nocturna, 1h:59 minutos su tiempo de llegada, junto a los compañeros y hermanos almerienses Javi y Antonio José Sánchez robles.

Sensacional organización, balizado y gran voluntariado, además como cada año excepcional punto de avituallamiento final con toda clase de frutas, bebidas y el ya el típico espeto de sardinas para todos los corredores.

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Aceptar Saber más